La planta del cáñamo presenta dos grupos principales de moléculas con propiedades bioactivas: los terpenos y los cannabinoides. El Cannabidiol CBD, perteneciente al segundo grupo, es uno de los dos componentes cannabinoides más importantes de entre  los más de 70 cannabinoides obtenidos de esta planta, que se encuentra en proporciones variables dependiendo de la cepa.

La planta tiene algunos compuestos que tienen efecto psicoactivo (alteración de la percepción y modificación del estado de ánimo) y otros no. Dentro de los primeros se encuentran el delta-9-THC, el CBN (cannabinol) y el delta-8-THC, con distintas potencias y concentraciones en la planta.

El CBD, por el conrario, es un compuesto que actúa en el sistema nervioso central y por lo tanto es psicotrópico, pero  no tiene los efectos psicoactivos del THC. Además, el CBD,  antagoniza los efectos psicotomiméticos (psicótico símiles) que éste produce.

Por su parte, el  CBD es el cannabinoide al que se le reconocen más efectos beneficiosos para el tratamiento de algunos síntomas y enfermedades, y con mayor margen terapéutico; vale decir, con efectos secundarios leves (sensación de cansancio, somnolencia, sequedad de boca…) en un amplio rango de dosis. En general, el CBD es muy bien tolerado.

El uso tópico del cannabis se ha producido desde el orígen civilización, aunque solo hoy este tipo de uso ha empezado a ganar popularidad.  En Leaf Pro utilizamos un extracto de amplio espectro, lo que garantiza los mejores resultados de forma natural, como cada uno de los componentes juega un papel fundamental. Su uso tópico aporta beneficios localizados inmediatos.

Beneficios tópicos: Analgésico, anti-inflamatorio, fungicida, anti-bacterias y anti-espasmódico.

Usos tópicos: Alivio dolor localizado y dolor muscular, tensión, antinflamatorio, desordenes dermatológicos – (acné, psoriasis, dermatitis, picores), migrañas, reacciones alérgicas y urticarias.

 

 

[Total:4    Promedio:5/5]